Cinque Terre: los pueblos mas bellos de Italia

Hay una frase que dice que “viajar primero te deja sin aliento y después te convierte en un narrador” y aquí estoy yo, intentado contaros mi indescriptible visita a Cinque Terre.

Esta maravillosa reserva natural declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, alberga, como su propio nombre indica, cinco pueblos de gran belleza localizados entre los acantilados dentado de la costa de Liguria.

Con el objetivo de limitar el tránsito de turistas y mantener la esencia original de la zona, sólo podremos acceder a Cinque Terre en tren desde La Spezia. Existe la posibilidad de llegar con coche, pero es una opción que no os recomiendo pues el aparcamiento es muy limitado y suele estar lejos de las ciudades.

Os aconsejamos sacaros la Cinque Terre Card, una tarjeta con la que podréis usar el tren de forma ilimitada durante el día, lo que os permitirá moveros cómodamente de una localidad a otra.

Nosotros viajamos hasta este lugar con cierto temor, ya que tan sólo teníamos un día para visitarlo y no sabíamos si iba a ser suficiente. Sin embargo, puedo deciros que si no hacéis caminando las diversas rutas por los acantilados que hay entre población y población -y que debe ser maravillosa- y os movéis en tren, da tiempo más que de sobra.

Nuestra primera parada fue Riomaggiore. Enseguida os llamará la atención por las pintorescas casas de colores, característica más destacada de cualquiera de los cinco pueblos, que se abren para dar paso a un pequeño embarcadero. A mi me recordó un poco a Cudillero (Asturias) pero un poquito más grande. Os recomiendo visitar sus calles y encantadores restaurantes para probar alguno de sus platos típicos basados en mayor parte en pescado fresco.

El segundo que visitamos fue Manarola, su enclave entre las rocas y acantilados enseguida hicieron en que se convirtiera en mi favorito. Aquí deberéis caminar un poquito por el sendero que hay en el lateral del pueblo para poder alejaros y tener una mejor perceptiva del mismo y descubrir de lo que os hablo.

Monterroso es el más grande y turístico de todos. Dispone de una amplia playa donde poder pegarse un buen chapuzón, además de hoteles, comercios, restaurantes y calles repletas de tiendas de regalos y souvenirs. Llegaréis al casco antiguo medieval atravesando un pequeño túnel que encontrareis debajo de la fortaleza. Es el más bonito para recorrer sus calles.

Reconoceréis Vernaza por el Torreón y el castillo de los Doria, lo que nos indica que fue uno de los pueblos más prósperos de las Cinque Terres. Su mayor característica son los elementos arquitectónicos como logias, soportales y portales que inundan la ciudad. Es espectacular tomar un café en su plaza y disfrutar de cómo las olas rompen contras la rocas y el dique que bordea la ciudad.

Nuestra visita concluyó con Corniglia, la localidad de más difícil acceso ya que tendréis que coger un autobús (gratuito con Cinque Terre Card) que os llevará hasta el pueblo desde la parada de tren. Es uno de lo más pequeñitos, pero vale la pena la parada solo por poder disfrutar de las vistas de los acantilados. No tiene acceso al mar al encontrarse en lo alto de la montaña, pero su privilegiada situación nos mostrará paisajes de postal.

Guardar

Guardar

También te puede interesar:

3 comments

  1. Hola Sandra, qué bonitas fotos, debe haber sido un viaje espectacular. Gracias por tus consejos, me has hecho conocer un lugar precioso para unas posibles vacaciones futuras.

    Me gustaría preguntarte algo, el tiempo me imagino que suele ser más que apto para darte un chapuzón en agosto, ¿verdad? Y por otra parte, ¿es un lugar asequible en cuanto a alojamiento, comidas… entendiendo que es un lugar turístico? Gracias y un saludo.

    1. Hola Ángela.
      Pues si te soy sincera yo no me bañe. Fuimos un día y no como no disponíamos de mucho tiempo decidimos aprovecharlo para hacer turismo. En cuanto a los precios, nosotros estuvimos mirando para alojarnos allí en Julio y la verdad que era bastante caro. Así que te recomiendo que te alojes en La Spezia y te desplaces en tren, ya que tiene de una mayor oferta hotelera y por lo tanto, más abanico de precios.
      En cuanto a la comida decirte que había de todo, nosotros comimos unos pescaditos frescos y entrante con bebida y demás y no fueron más de 15€ por cabeza. No recuerdo el nombre del sitio, pero había varios de este tipo.
      Espero haberte ayudado! Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *