11 cosas que ver o hacer en Viena

palacio verano sissi viena

Buenas noches mis viajer@s.

Hoy os traigo la segunda parte de la escapada que hicimos a centroeuropa en febrero: Viena. Como seguro que recordaréis nuestra primera parada fue Budapest, una preciosa ciudad cuyos tips os recojo en mi post sobre «Qué ver en dos días en Budapest».

Si por algo es reconocida mundialmente Viena es por haber albergado entre sus calles a uno de los personajes históricos más famosos : la Emperatriz  Sissi o Isabel de Baviera. Personalmente me declaro una auténtica fan de este mito con el que crecí y cuya vida me fascinó siempre, a pesar de estar rodeada de tristeza.

Como datos generales contaros que Viena es una ciudad cara pero tampoco una exageración, os diría que tipo Madrid. El transporte público no es barato y los restaurantes por regla general tampoco y mucho menos sus cafeterías más famosas. Por lo que mirad bien las recomendaciones y precios antes de entrar :).

Cómo llegar desde Budapest

Llegamos a Viena desde la capital Húngara en tren. El trayecto dura aproximadamente 2h30, es cómodo y económico (14€/pers). Cogimos los billetes a través de GoEuro, ya que desde la app se descargan y no necesitan imprimirse.

palacio verano sissi viena

Palacio de Hofburg

Pero con independencia de que os guste o conozcáis la historia de una de su soberanas más conocidas, es de obligada parada el Palacio Hofburg, ya que ha sido durante más de 600 años el lugar de residencia de los Habsburgo. En su interior reside el Museo de Sissi oficial y os encantará porque está muy bien armado. Salas amuebladas, objetos personales de la Emperatriz y hasta sus maravillosos vestidos. Os va a flipar su baño!! . Además os proporcionaran una audioguía que os ayudará a comprender su fascinante historia y que hace muy ameno el recorrido. Tardaréis en verlo 2h – 3h aproximadamente. Nosotros fuimos en temporada baja, pero si vais en primavera o verano dónde los turistas abundan, os aconsejo que las reservéis online previamente.

museo sissi viena

Palacio Schönbrunn

Palacio Schönbrunn o la residencia de verano de la familia imperial, es sin duda uno de los símbolos más reconocido de la capital gracias a las películas de Romy Rchneider. Su interior acoge varias elegante y ostentosas salas de estilo rococó, todo lo contrario al Palacio de Hofburg. Muchas de ellas están vacías, salvo por tapices, pinturas e impresionantes lamparas. De ahí que lo mejor para mí de esta visita imprescindible de Viena sean sus jardines, que además son gratuitos. Sin embargo, si queréis visitar su interior, recordad que existe una entrada combinada de los dos palacios que os saldrá más económica.

palacio verano sissi viena

Dónde alojarse

Nosotros escogimos el Hotel Vienna que nos salió por unos 90€/noche con desayuno desde Booking. Es un hotel que está bastante bien, reformado y con metro cercano para desplazarse al centro en pocos minutos. También podréis ir paseando, aunque queda a 20 minutos aproximadamente. Muy  buena relación calidad – precio. Sin embargo, si vuestro presupuesto lo permite, os aconsejo alojaros lo más cercano a la zona centro. Ya que lo que os ahorráis en un hotel de este tipo, lo gastaréis en metro o transporte y no es nada económico. Y ganaréis tiempo si vais pocos días.

alojamiento barato viena
Foto: Hotel Vienna Web

Café Demel

Si por algo es reconocida Viena, además de Sissi y sus grandes músicos, son por sus pastelerías y cafeterías. Esta es otra visita obligada que se encuentra el 14 de la calle Kohlmark. Su decorado rococó cuenta con más de 200 años de antigüedad y sigue elaborando las mismas recetas de otros tiempos. Es famosa por su receta de las violetas azucaradas de Demel, el dulce favorito de la emperatriz Sissi. Ojo porque siempre hay colas, por lo que os recomiendo ir a horas fuera del café de después de comer, deayuno o merienda :).

cafe demel

Café Central

Otro de los cafés más reconocido de la ciudad por albergar en su interior a importantes ilustres austriacos, ya que data del 1860. Sin embargo, os diré que me decepcionó bastante. Es caro, hay que hacer cola y su interior no me llamó excesivamente la atención

Cafeteria que ver viena

Café Sacher

Seguro que habéis oído hablar del dulce más típico de Viena: la Tarta Sacher. Se trata de un bizcocho de chocolate relleno de una fina capa de mermelada de albaricoque y recubierta de chocolate negro.

Y es en la cafetería del hotel del mismo nombre dónde comienza toda la historia de este famoso dulce, inventado por Franz Sacher en 1832. En ese momento, Sacher era un aprendiz de 16 años, encargado de inventar un postre especial para servir al príncipe Wenzel von Mettermich, ya que el jefe de cocina estaba enfermo. Y debió de encantarle porque la receta llega a nuestros días. Aunque he de confesaros que a mí no me gustó… Pero es como si alguien viene a España y no prueba el jamón :).

En cuanto al café, es precioso. Es como retroceder en el tiempo y volver a la época de la familia imperial, camareros con frac y lamparas de araña. Solo me faltaba un vestido de Sissi.

tarta sacher viena

Ópera de Viena por 3€

Sí, cómo lo leéis. Todos los días que haya representación de una obra y dos horas antes de la función, ponen a la venta 500 entradas a precios de 3€,4€ y 5€. Sí, son de pie y os tocará hacer cola en una puerta situada en el lateral izquierdo del edificio, pero solo por ver su interior merecerá la pena. Solo venden una entrada por persona y no te dejarán colarte con tu grupo si no estás en la cola. Es decir, no vale aquello de «espera uno y el resto nos vamos a la cafetería de en frente». Las entradas de 5€ son las primeras que vuelan porque son las mejores localizaciones, en primera planta y en frente del escenario. Hay foros incluso que dicen que les tocó sentados en primera fila. El resto, es arriba del todo y en los laterales.

No aguantaréis las 2h de pie y con visibilidad limitada, pero podéis saliros en cualquier momento (eso sí, si queréis entrar de nuevo no podréis volver ha hacerlo hasta el descanso) . Aunque yo lo recomiendo totalmente por ver el ambiente, el interior y escuchar esas voces. Es realmente mágico… Y solo te habrá costado 3-5€.

opera lowcost viena

Las casas de colores de Hundertwasserhaus

Una de las cosas menos conocidas de Viena y que me encantó, es el barrio de Hundertwasserhaus . Un complejo residencial diseñado por Friedensreich Hundertwasser que parece un colorido puzzle. Sus suelos no son rectos, sino ondulados, y donde en el interior de las habitaciones crecen árboles cuyas ramas asoman por las ventana. El exterior son todo colores y formas fantasiosas que nos os dejarán indiferente. Justo en frente de su casa más famosa, tenéis un mini centro comercial que mantiene este original estilo y que también me encantó.

No dejéis de pasear por sus alrededores porque encontraréis algún edificio más de este tipo, además de calles con elegantes viviendas en diferentes tonalidades preciosas.

barrio casas colores viena barrio casas colores viena

 

Iglesia Votiva

Otra de las visitas que teníamos en nuestra lista era esta maravillosa iglesia cuya construcción neo gótica se realizó como agradecimiento al atentado fallido contra el káiser Francisco José. La veréis rápido y mi parte favorita es la trasera.

iglesia votiva viena

Restaurantes Viena

En estas ocasión no puedo recomendaros muchos restaurantes porque realmente estuvimos dos días y el primero cenamos algo rápido al llegar. Sin embargo tengo que destacaros dos

El primero es Vienna Sausage, un pequeño local situando al lado de la Iglesia Votiva donde comeréis el mejor perrito del mundo. No solo lo digo yo, sino sus buenas opiniones lo sitúan en el puesto 30 de 4000 restaurantes según TripAdvisor.

L’ Asino Che Ride , situado muy cerquita del Palacio de Hofburg, entramos porque a ambos nos llamó la atención. Y lo cierto es que comimos genial, abundante y a buen precio en comparación con el resto de precios de Viena.

Donde comer barato viena

You may also like

1 comment

  1. Coincido contigo en la fascinación con Sissi (las películas de Romy Schneider pudieron tener algo de culpa) y en que la tarta sacher fue una decepción absoluta, pero como bien dices ¡hay que probarla!

    Haces algunos años que estuve pero recuerdo con especial emoción escuchar la voz de Francisco José al principio de la audioguía en Schönbrunn y los aparatos de ejercicio de Sissi en Hofburg.

    Si alguna vez vuelvo a Viena me apunto el consejo para la ópera, por 5 euros o menos es ya genial ver el edificio, como comentas.

    ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *